Periódico ABC

Última Hora
  1. 9,6 millones de españoles pobres. Esa es la cifra, con datos de 2019, que la Unión Europea ofrece de la situación económica de las familias españolas. Con estos números, España escala hasta el quinto lugar con más pobreza entre los socios comunitarios (20,7%), según Eurostat. Una tasa que se eleva hasta el 26,4%, según la tasa AROPE, en 2020. Esta última mide el riesgo de pobreza y/o exclusión social, un total de 12,5 millones de personas. ¿Cuál es la cifra real? «Es complicado», responde Juan Carlos Llano, responsable de Investigación de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) y coordinador del Informe del Estado de la Pobreza en España. Un cálculo complicado y complejo debido a múltiples factores y a numerosas fórmulas. A finales de los años 90, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desarrolló el índice de pobreza (IPH) y que fue actualizado en 2010 y adaptado a las dos principales realidades del planeta: el IPH 1 para los países en vías de desarrollo y el IPH 2 para los países de la OCDE seleccionados. «No es lo mismo ser pobre en España, que en Suiza, que en Burundi (África)», responde Llano. Actualmente Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, fija el umbral de pobreza en el 60% de la mediana de la distribución de los ingresos por unidad de consumo. «El que tiene unos ingresos menores que esa línea es pobre y el que no, no lo es», revela Llano. Sin embargo, «hay detalles técnicos que infravaloran la pobreza», añade. «En Unicef consideramos que el gasto de un niño en un hogar está minusvalorado», denuncia Gabriel González-Bueno, experto en pobreza infantil de Unicef en España.«En la actualidad hay detalles técnicos en los cálculos que infravaloran la pobreza» Esta fórmula nace de aplicar a los hogares el concepto de economías de escala, y «acepta la hipótesis de que el gasto conjunto de varias personas que residen en un mismo hogar es inferior al que tendrían cada uno por separado», explica el responsable de investigación de la EAPN-ES. Para el cálculo europeo, Europa utiliza la escala de equivalencia de la OCDE modificada, que valora a la primera persona del hogar como 1 unidad de consumo, a los restantes adultos (para esta cuestión se consideran adultos a personas de 14 años o más) con 0,5 unidades de consumo cada uno y a los menores con 0,3 unidades de consumo cada uno. Por ejemplo, un hogar con dos adultos y dos niños tiene 2,1 unidades de consumo equivalente. Así, se supone que el segundo adulto de un hogar consume la mitad que el primero y que un menor consume algo menos de un tercio de lo que lo hace el primer adulto. «Eso no es real, los que hemos tenido y tenemos menores sabemos que no consumen un tercio que un adulto, muchas veces es más», apostilla Llano. ¿Medición real? En pleno S.XXI, pobreza es sinónimo de problema económico, aunque en realidad es «incapacidad de vivir con dignidad», puntualiza Llano. «Eso en la tasa de pobreza no se refleja», añade. En la búsqueda de un indicador más realista, la ONU construye su índice de pobreza humana (IPH) en tres pilares: una vida larga y saludable, conocimiento, y un estándar decente de vida. Los parámetros principales son, por un lado, la probabilidad del país de no superar los 40 años de vida (60 en los países de la OECD) y, por otro, la tasa de analfabetismo adulto; en los países en vías de desarrollo. El tercer parámetro hace referencia al promedio no ponderado de la población sin acceso sostenible a una fuente de agua tratada y niños bajo peso para la edad. Sin embargo, en los países de la OECD, el tercer pilar corresponde a la población por debajo de la línea de pobreza, además, se agrega un cuarto valor: la tasa de desempleo de largo plazo.En 2020, 4,5 millones de personas en España vivía en situación de pobreza severa, casi el 10% de la población total En la misma línea trabaja el indicador AROPE de riesgo de pobreza y/o exclusión social que recoge una visión multidimensional de este concepto en la que también se contabiliza la población que se encuentra en riesgo de pobreza, con carencia material o con baja intensidad en el empleo. Por su definición ser pobre significa no disponer de los recursos materiales, culturales y sociales necesarios para satisfacer las necesidades básicas y quedar excluido, por tanto, de las condiciones de vida mínimamente aceptables para el Estado o territorio en el que se habita. El pasado 2020, 4,5 millones de personas en España, lo que supone el 9,5% del total de la población, vivía en situación de pobreza severa. Un número que establece la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE). Según los datos de julio de este año, el umbral de renta para considerar que un hogar está en pobreza severa es de 6.417,3 € por unidad de consumo al año; es decir, cada persona debe sobrevivir con menos de 281 € mensuales para el caso de una familia con dos adultos y dos menores, y con menos de 535 € al mes si vive sola. «Esta encuesta solo toma en cuenta las personas que viven en viviendas familiares y quedan fuera todas aquellas que viven en residencias, albergues o sin hogar, lo que tiene como consecuencia que muchas personas en extrema pobreza queden fuera de la muestra y no se tengan en cuenta», rebate Llano. Con este presupuesto, esas personas tienen que cubrir todas sus necesidades: vivienda, alimentación, ropa, educación de los hijos e hijas, salud, energía y ocio, entre otras. [Esta información se enmarca en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 1]. Unicef: «Vamos lentos en la reducción de la pobreza» Una de las metas del ODS 1 busca «reducir al menos a la mitad la proporción de hombres, mujeres y niños y niñas de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones con arreglo a las definiciones nacionales en 2030». «Vamos muy lentos», asegura a Antropía Gabriel González-Bueno, experto en pobreza infantil de Unicef en España.
  2. ‘Masterchef Celebrity 6’ será recordada en la historia del ‘talent’ por ser la de Verónica Forqué, por habernos descubierto lo maravillosa que es Carmina Barrios, y por habernos dejado la final más insólita de su historia: a falta de uno, dos son los vencedores. Y puestos a ganar a dúo, ninguno mejor que formado por Juanma Castaño y Miki Nadal. «Estoy infinitamente más contento que si yo hubiera ganado solo. ¡Te lo juro! Porque es el mayor acto de justicia que ha habido en toda la historia de ‘MasterChef’», aseguraba el periodista deportivo al sostener el trofeo. Sin embargo, nadie hubiese apostado hace 12 semanas por la trayectoria ‘in crescendo’ que han ido forjándose en el concurso. Ambos aspirantes no solo compartían una antipatía recíproca antes de empezar la aventura en los fogones: «he venido a Masterchef a devolverle a Miki Nadal todo el mal que me ha hecho él en la vida», confesaba el periodista. También un nivel culinario prácticamente nulo. De hecho, varias veces han estado al borde de la expulsión, y Miki Nadal fue eliminado, aunque volvió en la repesca. Además, curiosamente, se jugaron el pase a la semifinal en una prueba de eliminación premonitoria en la que hicieron tan buen trabajo que el jurado cambió las normas para salvarlos a los dos. A base de esfuerzo y evolución se han ganado el triunfo. Cierto es que durante los primeros programas Juanma Castaño se ganó a pulso los calificativos de ‘gruñón de la edición’, de ‘el suave’, o ‘el triste’; no obstante, tras no pocos rapapolvos del jurado y cambiando el chip, ha remontando, consiguiendo la simpatía de la audiencia, así como una plaza firme entre los favoritos para ganar. Para sorpresa hasta de su propia madre. El perfil de concursante graciosete del casting lo representaba Miki Nadal, pero, como le han alabado los jueces en la gran final, al final ha sabido centrarse, mejorar poco a poco los desastres culinarios de los primeros programas y que prime la constancia y la pasión. En cuanto a su relación, la magia del programa ha acabado por convertirlos en amigos. «Si llego a la final que sea con Juanma, sería un sueño», declaraba Miki. Como canta Bustamante, dos hombres y un destino.
  3. Ya es un clásico de ‘MasterChef Celebrity’ que triunfen concursantes por los que nadie hubiese dado un euro al comenzar su andadura en las cocinas. Embarcarse en el reto del ‘talent’ sin saber freír un huevo no fue impedimento para que aspirantes como Miguel Ángel Muñoz, Saúl Craviotto, Tamara Falcó o Raquel Meroño se proclamaran ganadores gracias a una asombrosa evolución. Lo que nadie vaticinaba era que la victoria de la sexta edición del formato, por primera vez en su historia no estaba destinada a un flamante ganador, sino para dos. En la final más inesperada, Juanma Castaño y Miki Nadal han recogido esta noche el testigo de Meroño. Consagrados definitivamente como los concursantes revelación de la edición, el duelo final de los ‘amigenemigos’ ha resultado tan reñido que los jueces se han decantado, en un giro inesperado, por el empate técnico. Antes, eso sí, los cuatro finalistas se miden en una pelea ‘gastro’ con la que sudan la gota gorda, dando, según los jueces, la misma «lección de superación y trabajo» que les ha hecho merecedores de un puesto en la final. El primer duelista, el propio Castaño, lo decide la primera prueba, un clásico del ‘talent’: seguir los pasos de un gran chef, mientras éste elabora a la vez que ellos una de sus creaciones. En este caso, de Jesús Sánchez (al frente de El Cenador de Amós, restaurante cántabro de tres estrellas Michelin), quien elabora un plato de pichón con mucha vanguardia y «muy jorobado». «No me cabe duda de que estoy ante los cuatro mejores de esta edición de ‘MasterChef Celebrity’, y lo vais a hacer genial», los anima el chef, pidiéndoles a los aspirantes calma para hacerle frente a semejante desafío. «Imagínate cómo eran los otros», le responde David Bustamante. Precisamente es el cantante el primero en atrancarse con la receta. Se ofusca, pero después de un amago de abandonar la prueba, tira para adelante. «Me dan ganas de salir corriendo, pero luego pienso en todo lo que he luchado y no me queda otra que seguir», asegura. Para Jordi Cruz es un «milagro» haberlo presentado. «Lo das todo, pero hay que darlo bien. Hay muchos pequeños fallos», le espeta Pepe Rodríguez. Belén López tampoco puede evitar liar un «desastre desastre» en los fogones. «Lo he ido pillando todo a traspiés», se lamenta. Pero al contrario que Bustamante, no ha podido remontar de ninguna manera. «No te he visto nunca en estas 12 semanas tan desordenada, tan perdida, tan bajita», asevera Cruz. Juanma Castaño y Miki Nadal, por el contrario, sí consiguen seguir en competición al ritmo del chef. «Te estoy esperando», vacila el cómico. Mientras, su compañero trabaja concentrado y minucioso. La disputa por la chaquetilla es cosa de ellos dos. Nadal crea una buena reproducción. «Ha sido una maravilla verte trabajar», lo alaba Samantha. Aunque su contrincante lo adelanta por la derecha. «Has dado una lección de cómo se tiene que hacer el ‘seguir al chef’. Hay un equilibrio entre el jugo de pichón y la remolacha», le dice Jordi. A Pepe lo ha sorprendido. «Has estado brillante, de final». Poco que deliberar para el jurado: la mejor réplica del plato la consigue Juanma Castaño, convirtiéndose directamente en uno de los dos duelistas de la gran prueba final y ahorrándose el cocinado en la prueba de exteriores. El caballito ganador por el que nadie apostó no es consciente de lo conseguido. «No me lo creo ni yo, tengo hasta ganas de dormir con la chaquetilla». Lo que no le hace tanta ilusión del duelo final es el futuro encuentro entre su madre y su novia, la periodista deportiva Helena Condis, pues aún no se conocen. «Me preocupa más ese momento que el cocinado. Sabe Dios lo que saldrá de eso». En las cocinas de 'El Celler de Can Roca' La segunda chaquetilla se la juegan Bustamante, Belén y Miki en un cocinado de impresión. Los aspirantes viajan para la prueba de exteriores a la región del Penedès, en Cataluña, donde los hermanos Joan Roca y Josep Roca (chef y sumiller en El Celler de Can Roca, Mejor Restaurante del Mundo en 2013 y 2015 y tres estrellas Michelin) les tienen preparado un menú de seis platos, con el cava tan tradicional de la zona como hilo conductor. Cada aspirante se queda con dos platos. Miki Nadal, el segundo mejor en la primera prueba, empieza eligiendo los suyos: cigala al cava y mantequilla tostada y cremoso de chocovado con fresas. Bustamante es el siguiente en escoger entre los platos restantes, decantándose por una ensalada verde de germinado de trigo, ajoblanco, agraz y mosto de uva y rodaballo al cava. Belén López, por haber quedado última, debe conformarse con la ostra al cava y brioche de pularda y salsa de albaricoque. «Un regalito», según Samantha. Pero la actriz ha vuelto a su ser y va a tope de actitud. «No pasa nada, lo que sucede conviene». A Bustamante le salen por 143230 vez los nervios en esta edición. «Son dos platos con 43 elaboraciones, es una locura. Necesito respirar, pensar y volver a coger la sartén por el mango». Tiene que repetir los lomos de rodaballo porque los ha frito en vez de haberlos confitado, pero finalmente reconduce su trabajo. Belén se deja la piel en las cocinas, y obtiene su recompensa en forma de buena valoración «En la prueba anterior llegó una Belén que no reconocíamos. Con toda la alegría de mi corazón te hemos recuperado. Una mujer trabajadora, luchadora. Eres virtuosa. Solo te ha fallado la masa del broche para un 10, pero has hecho un buen trabajo», la felicita Pepe. Miki Nadal también se lleva una buena cuota de halagos por parte de los jueces. «Los comensales han alucinado con tu cigala, y has salido muy airoso del postre». Así pues, le complican la tarea a los chefs muy difícil, pero solo puede quedar uno. El más brillante de los tres y, por tanto, el segundo duelista es (contra todo pronóstico) Miki Nadal. «Llegar a estas alturas del programa te hace sentir que no lo estás haciendo del todo mal, tanto en tu vida laboral como en tu vida personal y eso emociona también». La gran final Juanma Castaño y Miki Nadal entraron como enemigos y acaban protagonizando con humor y buena sintonía el cara a cara definitivo de ‘MasterChef Celebrity 6’. Se lo juegan todo a una sola carta; un menú de su propia cosecha compuesto por un entrante, un plato principal y un postre. Además de los familiares de los duelistas, David Bustamante, Belén, Carmina, Verónica Forqué, Iván, Arkano, Eduardo Navarrete, Victoria Abril, Terelu Campos, Julian, Vanesa Romero, Samantha Hudson y Tamara los arropan entre los fogones. Para Terelu, «que hayan llegado ellos al duelo final quiere decir que aquí se aprende, y se aprende mucho». Por su parte, el jurado, acompañado del chef Quique Dacosta, exige «evolución y sabor». Miki apuesta por un menú inspirado en sus orígenes y su familia: pasta con tomate especiada, gamba marinada y espuma parmesano; un guiso de anguila y longaniza con yema a baja temperatura y esfera de carbonara; y un helado de lecha quemada, espuma de galleta y espuma de fruta de la pasión. El de su contrincante es un homenaje a su Asturias querida, y lo compone un bogavante con oricios y carabineros, falso caviar de bogavante gelificado y algas en dos texturas; presa ibérica a baja temperatura con Oporto y miel y esférico de tupinambo; y manzana asada a la sidra con bizcocho de aceite y reducción de sidra. «No logro comprender nada de lo que están haciendo», Samantha Hudson ‘dixit’ ¿A cuántos espectadores representa? Verónica Forqué da el visto bueno. «Muy rico todo». Ella opta por la victoria de los dos, pero nadie se podía imaginar que se cumplieran sus descabellados pronósticos. Antes del veredicto, los jueces subrayan que «sois dos de los tíos más queridos y todos se alegran de que estéis batiendo este gran duelo. Algo les habréis hecho. Sinvergüenzas, golfos… Pero sois un ejemplo. Sois un orgullo para ‘Masterchef’ y también para la gastronomía». Por lo tanto, el ganador de la sexta edición de ‘MasterChef Celebrity España’ es... ¡Juanma... y Miki! Según los jueces, «creemos que era justo que ganarais los dos».
  4. EL turismo mundial tiene esta semana una cita crucial. La Asamblea General de la Organización Mundial del Turismo (OMT) dará en Madrid la bienvenida a las delegaciones de más de 150 países, miembros de este organismo de las Naciones Unidas que trabajan en defensa del turismo para dinamizar el desarrollo sostenible para las personas y el planeta. Nuestra Asamblea será la plataforma para debatir y acordar el nuevo modelo turístico que se ha repensado a la sombra del Covid-19. La nueva realidad nos obliga a replantear el turismo, actividad económica global con una de las cadenas de valor económico más extensas y una profunda huella social. Ni la OMT ni el propio sector turístico había afrontado hasta ahora un reto... Ver Más
  5. Decir que la historia acumula víctimas es volver a lo archisabido. Pero ese regreso debe practicarse una y otra vez porque la desmemoria, la ignorancia y la mentira siempre amenazan con borrar lo que puede ayudarnos a mejorar nuestra condición moral. Por supuesto, hay víctimas y víctimas. Algunas, al dejarse embargar por el odio y el hambre de venganza, acaban convirtiéndose en verdugos. Por otro lado, hay quienes se dicen o creen víctimas, aunque no lo sean: personas y colectivos que se presentan como damnificados y legatarios de agravios y daños imaginarios o fingidos. El día en que un etarra mató a sangre fría al profesor y juez Francisco Tomás y Valiente en su despacho de la Universidad Autónoma de... Ver Más
  6. España es una ‘nini’ en toda regla. Ni es capaz de asegurar un trabajo a sus ciudadanos, en particular los más jóvenes, ni tampoco de proporcionar trabajadores a sectores claves de la economía, como el de la construcción, que se enfrentan a la parálisis por falta de mano de obra. No me refiero a especialistas con un alto nivel de cualificación en matemáticas o ingeniería, que también. Hablo de fontaneros, albañiles, electricistas, carpinteros, conductores o mecánicos. En un país con un 14,6 por ciento de paro, el más alto de la OCDE, resulta prácticamente imposible encontrar personal competente para llevar a cabo tareas sencillas, especialmente fuera de las grandes concentraciones urbanas. Las empresas alejadas de las principales ciudades se las... Ver Más
  7. El Rey ha vuelto a Barcelona, para cumplir con el rito de entregar los despachos a la nueva promoción de jueces. Una tradición interrumpida el año pasado por el veto indigno del gobierno a la Corona, con fin de no soliviantar a sus socios, instigadores de un boicot a la monarquía desde antes incluso del decisivo discurso de Felipe VI contra los golpistas en octubre de 2017. Tras el escándalo, vuelve la normalidad, con algo de reparación pública. Pero incluso en este escenario, estamos cayendo en la trampa de los secesionistas. De alguna manera, compramos su discurso cuando exaltamos la presencia del Rey en un territorio más de España, cuando celebramos como un pequeño triunfo cada vez que pisa suelo... Ver Más
  8. Del desierto literario de la Dictadura, con flores tan mostrencas como Camilo José Cela, al oasis literario de la Democracia, donde Almudena Grandes reinó como primera dama de las letras desde el 89, cuando un jurado presidido por Cela le concedió el premio de novela erótica por ‘Las edades de Lulú’, de la que los españoles devoraron, como si fueran vacunas, unas treinta ediciones. -¡Suerte, amiga! -ha sido la esquela de un exdirector del periódico de las élites decididas a atar en corto a Dios. Grandes tuvo un nombre de ficción como sacado de Eça de Queirós (Almudena Guadalupe del Pilar Alántara-Figueroa, etcétera) y el mérito descomunal de poner a leer a Otegi, que la ha despedido con un «eskerrik asko por... Ver Más
  9. Nadia Murad narró su terrible historia de sangre y le concedieron el premio Nobel de la Paz. Practicaba boxeo y soñaba con estudiar medicina. Hasta que la secuestró el Estado Islámico. Sabe lo que es el sufrimiento porque la sometieron a todo tipo de sevicias, de maltratos, de humillaciones. Pero en Toronto le han prohibido ofrecer una charla porque «puede fomentar la islamofobia». Cuando pienso que aquí se nos va la pinza, si miro hacia Canadá observó que todavía están peor. Y me consuela, qué quieren. Canadá, tierra de bosques, de grizzlys, de riachuelos cristalinos donde se atascan los salmones, de leñadores rudos que lucen camisas rojas a cuadros mientras afilan sus hachas y añadan ustedes cualquier tópico. Canadá, primerísimo mundo... Ver Más
  10. Hasta los acuerdos de paz de La Habana -que nunca fueron refrendados por el pueblo colombiano pero aún así salieron adelante- Rodrigo Londoño acumulaba casi medio milenio en condenas de cárcel por secuestro, narcotráfico, rebelión, terrorismo, homicidio, extorsión, hurto o sedición, entre una lustrosa panoplia de delitos que le consagraban como el cabecilla del principal cártel de droga del mundo. No se cansa Rodríguez Zapatero de arrimarse a estos ‘hombres de paz’. Le deben quedar el líder norcoreano y algún que otro sátrapa del estilo del nicaragüense Daniel Ortega (y señora) pero va camino de cantar bingo. Esta condición de pacificador planetario fue destacada por Ione Belarra, a la que su perspicacia y capacidad de análisis hacen que no se... Ver Más